Image
7Feb

¿Cómo saber qué variedades de olivo son más rentables?

Elegir la variedad de olivo más rentable y productivas no es fácil. Necesitamos estudiar el terreno, clima y las enfermedades que pueda tener ese olivo elegido.
Algunas variedades de olivo resisten mejor a la sequía, al frío y a los hongos en los climas húmedos.

¿En qué influye el clima?

En los terrenos de clima seco, la distancia de plantación de olivo a olivo tiene que ser más grande para que tengan mayor superficie para extraer agua del suelo, por lo tanto en zonas con clima seco estaríamos quitando rentabilidad ya que el potencial productivo es mayor en los olivares con una mayor densidad de olivos por hectárea.
Después de esto pensaríamos que un clima lluvioso será mejor para el olivo, pero tampoco es cierto, porque esto hará que aumente la humedad y el olivo sufrirá el ataque de hongos y de la mosca del olivo.

Variedades que resisten mejor a un clima seco y de pocas lluvias:
Hojiblanca, Morisca, Lechín de Granada, Chemlali de Sfax, Picholine Moracaine, Verdial, Cornicabra, Biancolilla y Blanqueta.

¿En qué influye el terreno?

Además del clima, el tipo de suelo tiene mucha importancia en el rendimiento del olivo.
Un terreno puede ser arcillosos, franco-arcillosos, francos, franco-arenoso o arenosos, todo depende del tamaño de las partículas que lo componen.
Que tu terreno sea de un tipo u otro nos dirá qué capacidad tendrá para almacenar el agua de lluvia y para calcular los recursos hídricos de los que disponible el olivo.
También hay que tener en cuenta que existen hongos de suelo muy dañinos para los olivos en climas húmedos.

Factores del propio olivo que influyen en su rendimiento

1- La Genética:
Existen importantes diferencias de rendimiento graso entre las distintas variedades de olivo. Por ejemplo, Picual, Cornicabra, Blanqueta y Verdial de Badajoz son variedades de alto rendimiento. Por otro lado, Manzanilla Cacereña y Hojiblanca suelen dar bajos rendimientos grasos.

2- El clima:
Un olivo necesita días largos, cálidos y luminosos para que sus olivas vayan cogiendo más rendimiento. Independientemente de la clase de olivo, las umbrías, las zonas frías y nubladas no son buenas zonas para el rendimiento del olivo.

3- Deficiencias nutricionales:
Mantener al olivo en buen estado nutritivo mejorará el rendimiento de la variedad.
Se deben aplicar abonos al olivo para corregir carencias nutritivas, pero los excesos tampoco son aconsejables, pueden ser tóxicos o fomentar la aparición de plagas. Por ejemplo, el exceso de nitrógeno, fomenta la aparición de cochinilla del olivo, glifodes.

4- Toxicidad:
Algunos terrenos pueden contener metales pesados que reducen la productividad del olivar. Por ejemplo, lugares donde se ha abonado con lodos de las depuradoras.

5- Estrés hídrico:
Aunque el olivo es un árbol que tolera bastante bien la sequía, las producciones sufren cuando las precipitaciones son insuficientes.

6- Aplicación de tratamientos:
Las variedades de olivo más sensibles a las enfermedades tendrán que ser tratadas, por lo que son más difíciles de cultivar y generan gastos adicionales al agricultor.

Ver más noticias

Información climatológica

Calcular el precio con Agrocomparador